ÓMICRON, EL PEOR GOBIERNO, EN EL PEOR MOMENTO

Joel Sánchez Rodríguez

@JoelSanRadar

“Si no tiene un amigo infectado de Covid-19, es que no tienes amigos” dice una publicación en redes sociales; Y es que contrario a lo que presume el gobierno federal, concretamente las autoridades de salud, la 4ª ola de contagios del SARS-COV2 y la presencia de sus diversas variantes, específicamente la Delta y Ómicron, vuelven a poner al país en situación de emergencia sanitaria y en un escenario de incertidumbre frente a los efectos que pudiera generar en todos los ámbitos ésta nueva etapa de la pandemia.

Trece meses después de que se vivió la peor etapa de la crisis sanitaria, cuando había largas filas de personas en busca de suministro de oxígeno y medicamentos; listas de espera para servicios de defunción o de cremación; cuando en el sector salud no había camas para hospitalización y los ventiladores eran insuficientes para quienes requerían ser intubados, se vuelven a vivir escenas que son muestra de la gravedad de lo que se viene.

Contrario al dicho del presidente Andrés Manuel López Obrador de que no hay de qué preocuparnos porque el ómicron no es grave, la noche del sábado 8 de enero, las luces de alarma se volvieron a encender en el sector salud, porque se alcanzaron los 30 mil 671 contagios en 24 horas, el doble de lo que se tenía el miércoles 5, cifra que va en aumento y es de enorme preocupación, porque en 23 meses de pandemia no se habían alcanzado esos número, es decir, estamos en el peor momento.

Al menos en Hidalgo, han vuelto a saturarse hospitales como el General de Tulancingo y el de zona en Tizayuca; a la falta de suministro de oxígeno y las filas en su búsqueda, se suman la escasez de antivirales, de pruebas rápidas y de antígeno para el diagnóstico de covid-19; se eleva en los laboratorios el precio de la PCR y se han reducido de manera considerable las medidas de bioseguridad que se aplicaban hace unos meses, tan solo basta con ver el transporte público saturado, así como los antros y bares rebasados en cupo por miles de jóvenes que se han vuelto el principal factor de transmisión del virus.

Por si fuera poco el gobierno federal mantiene una política de engaño y simulación para disfrazar la realidad; México sigue siendo el primer lugar en índice de letalidad, tiene el 4º sitio en número de muertes por covid y es de los países que menos pruebas practica y por lo tanto de los que menos casos detecta; el maquillaje de cifras también está en la vacunación y la evidencia más clara está en los docentes.

Tan solo en 10 estados de la República, se aplicarán 2.7 millones de dosis de vacunas anticovid a trabajadores de la educación, como “refuerzo” a casi un año de haber sido inoculados, pero ninguno de esos docentes cuentan con un esquema completo de vacunación, porque el gobierno federal decidió en el 2021, aplicarles la unidosis CanSino “para ahorrar”, así que quienes reciban ahora La Moderna y no la Astra Zeneca que recomendó la Organización Mundial de la Salud, apenas estarán completando su inmunización.

El número de casos activos crece y de hospitalizados también, pero el gobierno federal sigue en su dicho de que todo está controlado; se mantiene firme en la negligente decisión de no vacunar a los niños y presionando a instituciones educativas de todos los niveles para volver a clases presenciales como si ya no hubiese riesgos. ¿Si la salud de los mexicanos no es la prioridad del Presidente, entonces cuál?

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Recibe la información en tu móvil https://t.me/RadarPolitico

~ por joelsan en enero 11, 2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: