“LA POLICÍA LOS MATÓ: QUEREMOS JUSTICIA”

 Ixmiquilpan, Hgo.- Hombres, mujeres, niños, personas de la tercera edad, la mayoría de origen indígena, participaron en el homenaje de cuerpo presente que el pueblo de Ixmiquilpan rindió éste día a Alán y Fredy, los jóvenes de 25 y 22 años de edad que perdieron la vida el miércoles 5 de enero, víctimas de las balas disparadas por la Policía Estatal –asegura la gente-, cuando los uniformados pretendían desalojar el bloqueo de la carretera México-Laredo ubicado en la comunidad de Dios Padre.

Cerca de 7 mil personas de las comunidades y municipios de la región, acudieron -algunos ondeando la bandera nacional, otros echando cuetes, todos oyendo música de la tambora- al evento efectuado frente lo que fue el destacamento de la Policía Federal en Ixmiquilpan, instalaciones incendiadas tras el enfrentamiento; sitio donde cayeron los dos jóvenes a quienes “la policía mató” como se escucha en el micrófono en el que también se exige justicia para ellos y para los heridos.

“Estamos contra el gasolinazo y en Ixmiquilpan no hay robos ni saqueos” dice la gente que exige a los medios de comunicación decir la verdad, que no alteren las cosas, que se sepa que en Ixmiquilpan la resistencia es fuerte y está en pie de lucha; que a los traileros que se encuentran varados con sus mercancías se les ha dado cobijo y de comer, que se les trata bien. A un costado del bloqueo se observan al menos 60 ó 70 tractocamiones, uno tras otro; tocan su claxon y cornetas al paso de los féretros.

La gente está indignada, todos dicen que “fueron los federales” y con el puño en alto canta frente a los féretros, pero canta de dolor, de indignación, de rabia. Se escucha el Himno Nacional, pero también el himno venceremos; “todos se lo saben” dice un hombre anciano que les pide ahora “cielito lindo” para mostrar la unidad, que están con la frente en alto, exigiendo al gobierno “que dé la cara, que se haga justicia” que no queden impunes las muertes de los muchachos, a quienes consideran héroes asesinados por los policías.

Para llegar a Ixmiquilpan, justo al centro de reunión, donde aún se observan huellas del enfrentamiento, hay que sortear algunos bloqueos; en el camino se llegan a apreciar algunas patrullas destrozadas y después incendiadas, igual que la sede de la Policía Federal. Al terminar el evento, desde el micrófono autorizan a la gente a dar entrevistas, a grabar videos, tomar fotografías y compartirlas en Internet.

Se inicia de vuelta y sin importar el calor, el recorrido de casi 8 kilómetros, unos caminando, otros en auto, algunos con bicicletas que no usan, hasta el sitio donde serían sepultados, Alán en Dios Padre y Fredy en Maguey Blanco, los dos a quienes en sus comunidades recuerdan como unos valientes “imagínese –dice una mujer señalando a muchos otros jóvenes- murieron por ellos y murieron por mi”.

Anuncios

~ por reportepolitico en enero 7, 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: