TURISMO DE AVENTURA, NEGLIGENCIAS A FLOTE

Joel Sánchez Rodríguez

Foto: Especial

Foto: Especial

@JoelSanRadar

 

Sin duda alguna un viaje en un globo aerostático es una experiencia única e inolvidable, apreciar el paisaje desde las alturas, movidos solo por el impulso del viento y acompañados por amigos o seres muy queridos, hace además que los valles se aprecien de manera distinta.

Seguramente así lo piensan cientos de personas, pero el lunes 21 de marzo lo que pretendía ser un viaje de aventura y esparcimiento, se convirtió en enorme tragedia para 13 pasajeros de un globo, que erróneamente confiaron en los servicios y habilidades de una empresa denominada “Club Aeronautas de México”, mismo que se desplomó en los límites de los municipios de Acatlán y Acaxochitlán, en Hidalgo.

El accidente dejó un saldo trágico de dos personas muertas y once heridos, algunos de gravedad, entre ellos el propietario de la aeronave y un joven que a días de ocurrido el percance, aun se debate entre la vida y la muerte.

Que no haya ocurrido un accidente de esa naturaleza en muchos años no significa que las cosas estén bien, luego de lo sucedido ha salido a relucir –como siempre-, que la empresa prestadora de servicios no contaba con los permisos correspondientes por parte de la Dirección de Aeronáutica Civil de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y que los viajeros no cuentan con apoyo médico, seguro de viaje, ni la firma con una certificación que la avale.

Obviamente también queda en evidencia la indolencia y hasta posible corrupción de las autoridades que deberían supervisar –y que no lo hacen- las actividades vinculadas con esta actividad. Y al mismo tiempo surgen muchas interrogantes, empezando porque no queda claro quién debe regular el turismo de aventura.

Está definido que es la SCT la que otorga o niega permisos, que la Secretaría de Turismo y Cultura tiene una función de promoción y difusión; Pero Protección Civil del estado y mucho más los sistemas municipales, parecen estar limitados en sus atribuciones al tratarse de una actividad que de primera intensión parece ser de jurisdicción federal.

El caso es que ni las autoridades federales, estatales y mucho menos las municipales, hicieron o hacen algo en cuanto a la regulación del “Club Aeronautas de México” y empresas similares, con consecuencias tan graves como la muerte de dos personas calcinadas, heridos graves y leves, pero igual con daños colaterales no cuantificables a la actividad turística que desde hace varios lustros se viene desarrollando en esa región que comprende los municipios de Metepec, Acatlán y Agua Blanca, entre otros.

El turismo de aventura exige regulación y supervisión, no solo en lo referente a los globos aerostáticos, hechos trágicos también han ocurrido en servicios tan simples como el de una tirolesa en el Cedral o en actividades de alpinismo en el Chico y sigue sin determinarse quien o quienes son los responsables de vigilar que toda actividad se realice conforme a las normas oficiales mexicanas, las reglas de operación de protección civil y en lo referente a la prestación de servicios médicos y seguros.

¿Quién Supervisa el Turismo de Aventura? Es la pregunta que sigue esperando respuesta, esperemos que esta no llegue cuando sea mayor el número de muertes que lamentar por la indolencia oficial.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Twitter: @joelsanradar

http://joelsan.wordpress.com

 

Anuncios

~ por reportepolitico en marzo 30, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: