REPORTE POLÍTICO 1690

Juan Sánchez Cabrera

 

DESATADOS…

Pese al llamado que el jefe político hizo para que los acelerados calmen sus ansias y esperen la llegada de los tiempos, es un hecho que ya inició la lucha por la gran sucesión en Hidalgo, el relevo de Olvera Ruiz en el 2016 y que de acuerdo al calendario pasará por la elección intermedia federal del 2015, diputación en la que es muy probable que esté incluido quien habrá de dar la batalla a los senadores David Penchyna Grub y Omar Fayad Meneses, este último que anda más activo que de costumbre pues lo mismo reparte sonajas a los niños, vasos a las madres o dicta conferencias, en una clara intención de mantener la imagen en los medios, tema en el que no está solo, porque David Penchyna aparece a diario con motivo de la reforma energética, lo que le da una cancha amplia en un tema fundamental para los objetivos transformadores del presidente Peña Nieto.

No es la tribuna del Senado el único espacio para la promoción personal y el diputado Víctor Velasco Orozco no deja que los electores se olviden de él y al menos acude al distrito de Actopan cada semana, que es poco si pretende opacar la tarea que en los pueblos indígenas lleva a cabo Nuvia Mayorga Delgado que para hacer ruido con los programas a su cargo planea la creación de una estación de radio indígena, aparte de que no desaprovecha la oportunidad de aparecer con Peña Nieto; son por el momento los legisladores por Hidalgo que buscan estar bajo los reflectores, aunque con diferente plus, porque a Víctor Velasco el tiempo no le favorece, pues antes de 13 meses dejará el cargo; Nuvia Mayorga parece tener cuerda para seis años, pues el desarrollo en los pueblos indígenas es un reclamo social, sin embargo su futuro como funcionaros depende de cómo, llegado el momento, maneje los hilos el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a quien Nuvia Mayorga le debe la inclusión en el ámbito político más allá de Hidalgo.

FUE ANTESALA…

Los senadores Omar Fayad y David Penchyna tienen fuelle para seis años y verán llegar la elección del 2016 en la que durante muchos años fue la antesala para llegar al gobierno de Hidalgo; durante más de medio siglo, del Senado surgieron los candidatos a la grande de Hidalgo, aunque como en todo, hubo sus excepciones; en la década de los 40s, surgió primero José Lugo Guerrero, cuñado de don Javier Rojo Gómez, jefe del grupo político que dominó en la entidad; del escaño dio el brinco a la campaña Vicente Aguirre del Castillo; en 1951 el presidente Ruiz Cortines dio su aval para que el diputado federal Quintín Rueda Villagrán gobernara en Hidalgo, aunque ningún nexo tenía con los grupos políticos y Rojo Gómez debió aceptar la Embajada mexicana en Japón y luego en Indonesia; la diplomacia fue durante muchos años el destino de los que resultaban incómodos al presidente en turno, era un exilio de oro, pues los embajadores se dan vida de reyes.

Aguantaron a Quintín Rueda, el gobernador intruso y para recobrar el control, el grupo dominante impulsó en 1957 al general Alfonso Corona del Rosal, quien antes de ser candidato fue Senador; Corona del Rosal gobernó 20 meses porqué el presidente Adolfo López Mateos lo designó dirigente nacional del PRI, en su lugar el Congreso del Estado, como debe de ser, acató la orden superior y Oswaldo Cravioto Cisneros brincó de la dirección de policía al gobierno del Estado en el que permaneció 52 meses y luego fue senador, cargo que también desempeñaron Carlos Ramírez Guerrero y Manuel Sánchez Vite antes de ser candidatos al gobierno, el primero ejerció todo el sexenio y le entregó a Sánchez Vite, que luego de 20 meses fue llamado por Luis Echeverría Álvarez para dirigir al comité nacional priista.

DOMINIO…

Sánchez Vite solo duró en el PRI 15 meses, lapso en el que encargó el gobierno al profesor Donaciano Serna Leal, luego contra la voluntad de Echeverría, impuso a Otoniel Miranda Andrade como candidato a gobernador, pero era ponerse contra el sistema y este siempre tiene la fuerza del poder, 22 días después de que él mismo le había tomado la protesta en sesión solemne del Congreso, Luis Echeverría movió los hilos del poder y antes de cumplir el primer mes, Otoniel Miranda fue obligado a abandonar el cargo que el voto popular le confirió; el gobernador sustituto también salió del Senado, Raúl Lozano Ramírez ejerció durante 4 meses y el 7 de septiembre entregó el poder al licenciado Jorge Rojo Lugo, quien antes de 15 meses fue designado secretario de la Reforma Agraria y en su lugar el Congreso nombró a José Luis Suárez Molina, por coincidencia senador suplente de Guillermo Rossell de la Lama, años después también gobernador.

El dominio del Senado como paso previo al gobierno de Hidalgo se confirmó con Adolfo Lugo Verduzco, quien pasó del Senado a la dirigencia nacional del PRI y con el surgió el grupo disidente que encabezaron Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Porfirio Muñoz Ledo; Rossell de la Lama entregó a Lugo Verduzco, para muchos el peor gobernador que ha tenido Hidalgo y a su término lo relevó Jesús Murillo Karam, cuyo antecedente inmediato era precisamente el escaño en el Senado, por lo que no es aventurado señalar que el peso político de senador fue durante muchos años el pase para la gran sucesión en Hidalgo.

EL CAMBIO…

Con Murillo Karam el origen de la sucesión registró un cambio fundamental y por primera vez promovió un proceso interno entre los priistas que creyeron tener los méritos para ser candidatos; participaron los senadores José Guadarrama y Orlando Arvizu Lara, Gerardo Sosa Castelán, Humberto Lugo Gil y el diputado federal Manuel Ángel Núñez Soto, quien luego de una intensa campaña, rompió el dominio y obtuvo 205 mil votos en el proceso interno priista; José Guadarrama contabilizo 155 mil y Gerardo Sosa se ubicó tercero con 46 mil votos, la experiencia de Humberto Lugo apenas le alcanzó para 25 mil votos y Orlando Arvizu quedó en sexto, porque logró menos votos que los anulados; la diputación federal cobró con el ascenso de Núñez Soto la jerarquía que no tenía y en el 2005 Miguel Ángel Osorio dejó la curul en el Congreso para asumir la candidatura, luego de un proceso en el que se contaron 12 aspirantes.

En el 2010 Francisco Olvera Ruiz dejó la silla mayor en el ayuntamiento y fue designado candidato, sin embargo los actuales diputados federales no pueden aspirar a seguir el camino que abrieron Núñez Soto y Osorio Chong, porque cuando llegue el momento de designar candidato, ya no serán diputados y solo que agarren un buen trampolín tendrán la posibilidad de seguir en el primer plano, de ahí la importancia que tendrá la federal del 2015,pues ya se corren apuestas en el sentido de que de la próxima diputación federal saldrán uno o dos que darán la batalla a David Penchyna Grub, Omar Fayad y Nuvia Mayorga si aguanta el paso y brinca los obstáculos que sin duda le pondrán cuando llegue el momento; pese al alboroto de la equidad de genero, es Nuvia Mayorga la primera con posibilidad real de llegar al cuarto piso, pues lo mismo buscó Xóchitl Gálvez hace 4 años y acabó envuelta en escándalo por ser hermana de una secuestradora; hace 22 años María de la Luz Julieta Guevara Bautista, quien contaba con un grupo de apoyo que difundía “es muy amiga de Carlos Salinas”, lo que de ser cierto, de nada le sirvió; Carolina Viggiano participó en la previa del 2004 y en el 2010, pero terminó sumándose al equipo del candidato, primero Osorio Chong, después Olvera Ruiz.

TIENE MANO…

El antecedente fresco indica que el escaño en el Senado dejó de influir en la decisión del relevo y que la diputación federal cobra mayor relevancia, por lo que la elección del 2015 tendrá un plus adicional al de una curul, sin embargo será difícil para el jefe político conciliar los intereses entre los aspirantes, pues además de cubrir el mandato de mitad y mitad para mujeres y hombres, los que no alcancen el palomeo, tendrán la alternativa de ser candidatos independientes, pues la nueva ley electoral quita a los partidos el control sobre quienes serán los candidatos.

No es poca cosa y quien no acepte quedar sin nada, intentará ser candidato sin partido; entre los priistas, quien tiene mano en la lista es Francisco Olvera, en tanto que en el PRD el ex senador José Guadarrama mantiene el control y hasta podrá influir en la designación del nuevo comité directivo que en septiembre sustituirá al que encabeza Arturo Sánchez Jiménez, entre los panistas todo indica que el único candidato seguro es Alejandro Moreno, pues para eso es el dirigente; en Nueva Alianza se termina el dominio de quienes impulsaron al partido y Moisés Jiménez, Alejandro Soto y Mirna García López están más ocupados en salvar el pellejo antes que pensar en un cargo político, por lo que se puede anticipar que los herederos de Elba Gordillo pondrán en subasta las siglas y el partido turquesa volverá a ser aliado del tricolor y los verdes, ya se vio, son afines a los priistas.

https://reportepolitico.wordpress.com

Anuncios

~ por reportepolitico en julio 6, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: