REPORTE POLÍTICO 1866

Juan Sánchez Cabrera

 

NINGÚN MISTERIO…

El 30 de mayo se cumplieron treinta años de que fue asesinado el periodista Manuel Buendía Tellezgirón, agredido a balazos por dos sujetos a bordo de una motocicleta en la esquina de Insurgentes y Hamburgo, muy cerca de la Zona Rosa en la capital del país y el crimen conmocionó a la opinión pública porque la víctima fue uno de los columnistas más influyentes en el ámbito oficial y su muerte despertó indignación entre su círculo cercano, pero por la manera y lugar en que ocurrieron los hechos, desde las primeras horas posteriores al artero ataque, surgió la sospecha cada vez más creciente, de que el crimen fue ordenado desde la cúpula del poder, para entenderse mejor, desde la secretaría de Gobernación, entonces a cargo de Manuel Bartlett Díaz, que tampoco era autónomo, porque dependía a su vez, de Miguel de la Madrid Hurtado; sin embargo, la “investigación” que se hizo durante varios años, concluyó que el autor intelectual fue el entonces director de la Federal de Seguridad, la policía política al servicio del régimen y se persiguió al director, el hidalguense José Antonio Zorrilla Pérez, que continuó en la DFS hasta el 11 de febrero de 1985, cuando renunció para ser candidato a diputado federal por el distrito de Pachuca por el Partido Revolucionario Institucional, que años antes lo hizo diputado por el distrito de Huejutla.

Muerto Manuel Buendía, surgieron diversos grupos que cobijados en su figura crearon organismos y hasta una fundación con su nombre, a través de la cual lograron algún beneficio económico, mientras el tiempo transcurría y el crimen, los hechos delictivos, siguieron impunes, pero el escándalo arreció y Zorrilla Pérez se vio obligado renunciar a la candidatura para diputado priista y se dijo entonces que Adolfo Lugo Verduzco, dirigente nacional del PRI, temió no llegar a gobernador y quitó las piedras del camino, mientras Manuel Bartlett guardó silencio y Miguel de la Madrid hizo lo mismo; los días posteriores al crimen, la Procuraduría General de la República orientó las “investigaciones” hacia la culpabilidad de Zorrilla Pérez, repartiendo boletines a medios de comunicación que los difundieron casi idénticos, con solo cambiar una palabra o dos y eso se hace cuando se intenta hacer creer una sola versión de los hechos; la culpa recayó en José Antonio Zorrilla Pérez.

BAJO SOSPECHA…

En cualquier crimen, es importante el móvil y en el de Manuel Buendía se dijo que pretendía dar a conocer en su Columna los depósitos que por más de 160 millones de dólares se habían hecho en un banco de Nueva York en una cuenta a favor de Miguel de la Madrid y que el crimen surgió de la imperiosa necesidad de parar el escándalo que habría tenido ribetes internacionales; Manuel Bartlett quedó bajo la sospecha de haber sido quien ordenó “poner fin al asunto Buendía” y en los siguientes 4 años, bajo el gobierno de Miguel de la Madrid, nada pasó, Zorrilla Pérez huyendo en medio del huracán y la condena social contra el gobierno, porque nadie en su sano juicio puede pensar que un funcionario se aviente “el tiro” por iniciativa propia.

La sospecha se confirmó el 13 de junio de 1989, ya con Carlos Salinas de Gortari como presidente, cuando el entonces procurador General de Justicia en el Distrito Federal, Ignacio Morales Lechuga, encabezó al grupo de agentes que aprehendieron a Zorrilla Pérez, quien de inmediato dio la pista al afirmar “yo no era autónomo, tenía un superior”, más claro para qué; Manuel Bartlett que había sido comparsa en la pantomima para definir al candidato priista a la presidencia en 1988, fue premiado con la secretaría de Educación y luego gobernador de Puebla, mientras influyentes diarios aseguraban que en cuanto pisara suelo americano, Bartlett Díaz sería encarcelado por tener nexos con el crimen organizado; tal vez por ello nunca ha querido estar sin hueso y en un arranque de auto crítica, él que fue acusado de reprimir a la oposición y de robar el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, de improviso se volvió demócrata, fue diputado por el PRD y hoy es Senador por el PT y uno de los más fieles peones al servicio de López Obrador; José Antonio Zorrilla estuvo 23 años en diversos penales y hoy está en libertad; entre muchos prevalece la idea de que pagó culpas del sistema y que el silencio es buen seguro de vida.

LEY MORDAZA…

El crimen que privó de la vida a Manuel Buendía, cobró mayor significado porque Miguel de la Madrid acudió al velatorio y afirmó su pesar profundo por el hecho, al mismo tiempo que reiteró que “la Libertad de Expresión es un derecho que mi gobierno garantiza” y otras frases huecas por el mismo estilo, lo que debió darle vergüenza, porque Miguel de la Madrid fue el promotor de una ley para amordazar a la prensa con la que pretendía se castigara cualquier crítica ofensiva contra altos funcionarios; eran tiempos en que la voz del amo era una orden y el presidente de la Gran Comisión en la Cámara de diputados era Humberto Lugo Gil, político de Hidalgo que siempre fue dócil al sistema y jamás se atrevió siquiera a meditar la reacción en los medios de comunicación de todo el país.

En el archivo de este medio, existe el testimonio de que junto con un Semanario de opinión, ya desaparecido, hicimos causa común y elevamos la protesta contra una ley que ya estaba aprobada y solo fue derogada ante la presión que se ejerció en los medios de todo el país; había enorme irritación social contra José López Portillo, se recuerda que cuando acudía a algún restaurant en Estados Unidos, la gente comenzaba a imitar los ladridos de un perro, en alusión a lo que López Portillo dijo el 20 de noviembre de 1980 en Tezontlale, comunidad de Ajacuba, Hidalgo; a donde acudió con el gobernador Jorge Rojo Lugo y el candidato en campaña, Guillermo Rossell, a inaugurar una bodega de granos de la Conasupo; “defenderé como un perro al peso” y días después vino la devaluación, una de tantas.

AGUANTÓ VARA…

Con los muchos defectos que pudo tener, López Portillo aguantó la crítica de los mexicanos y solo levantó la voz cuando lo criticaron medios extranjeros o los que tocaron la vida personal, sin embargo Miguel de la Madrid fue el primer mandatario que estando en funciones, recibió críticas duras y directas, incluso insultos de índole familiar, que fueron creciendo de tono y se recuerda que luego de los sismos del 19 y 20 de septiembre de 1985, la figura presidencial perdió cualquier signo de respeto y fue peor cuando en el Estadio Azteca inauguró la Copa mundial de futbol, la rechifla y las mentadas se volvieron gigantesca porra y eso precisamente, fue lo que pretendió impedir con la fallida ley que con sumisión aprobó Humberto Lugo y que tuvo que echar atrás ante la dura crítica y el rechazo social.

Se recuerda que Miguel de la Madrid fue repudiado por la tibieza, desinterés y valemadrismo que mostró luego de los sismos, porque lejos de abrir la residencia oficial para que se instalara un gran albergue o puesto de auxilio a damnificados, se encerró en reunionés “para evaluar los daños”, mientras la sociedad civil se organizó de inmediato, le entro a la chinga de remover escombros hasta con las manos y sin guantes o herramientas, lo que fuera, con tal de salvar a alguna persona; y no se olvida que el tenor Placido Domingo hizo un donativo importante para la construcción de viviendas, pero puso como condición que él mismo las entregaría, porque no confiaba en gente de gobierno y aun se recuerda que mucha de la ropa que otros países mandaron, la estrenó personal de Aeropuertos y Servicios en donde ya despachaba, precisamente, Humberto Lugo Gil.

UNA BURLA…

En otro tema, está de moda el combate a la violencia familiar y se condena toda agresión contra las mujeres y en los últimos días, se discute el origen y remedios para combatir el bullying, que en algunos casos llega a ser fatal, sin embargo en Tepehuacán de Guerrero, el alcalde Hilario Mendoza Benito fue desaforado para ponerlo a disposición de la justicia por haber golpeado con salvajismo a su esposa, Virginia Ortíz, al grado de facturarle la mandíbula y luego de varias semanas de quedar sin fuero, sigue en libertad y el escándalo que al principio llamo la atención pública, se acalla conforme pasan los días.

Que alguien que se volvió famoso por el salvajismo cobarde ande libre, es una burla, pues si de protegerlo se trataba, le hubieran echado tierra a la acusación desde un principio y no dejar que corriera el proceso de desafuero que solicitó el procurador Alejandro Straffon, pues todo indica que Hilario Mendoza cuenta con influencias al grado de burlarse de la justicia y echar al cesto de la basura el discurso contra la violencia.

https://reportepolitico.wordpress.com

Anuncios

~ por reportepolitico en junio 1, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: