REPORTE POLÍTICO 1685

Juan Sánchez Cabrera

 

A UN AÑO…

Cuando falta un año para que partidos y candidatos pasen la prueba de las urnas, el Partido Revolucionario Institucional, principal fuerza política en Hidalgo advirtió ya la necesidad de mantener una cercanía con la gente y el dirigente Ricardo Crespo Arroyo acude a los diversos municipios, de forma especial en los que el tricolor es oposición, además de los once en los que obtuvo menor votación en la elección del 2012, pues pese a que obtuvo mayoría en los siete distritos y amplia ventaja a favor de Enrique Peña Nieto, hay 11 municipios que desde hace 4 años cuando se dio la elección del gobernador Francisco Olvera, quedaron en el mapa crítico y pese que hubo cierta recuperación en la federal del 2012, el tricolor no quiere enfrentar mayores riesgos, toda vez que el primer domingo de junio en el 2015 los priistas acudirán a una cita cuyo resultado será definitivo para los fines de retener el control en palacio de gobierno; pese a la crecida de la oposición, Hidalgo es una entidad con marcada inclinación priista y no será fácil para panistas y perredistas hacer que dé un giro la historia.

Dentro de un año estarán en juego 7 diputaciones federales, más las que cada partido logre por el sistema plurinominal, pero tan solo doce meses después disputarán con la mayoría de votos la elección de diputados al Congreso del Estado, Gobernador y 84 alcaldías, lo que no es poca cosa, pues de la forma en que se logre convencer a los electores, en esa misma forma se alcanzaran los espacios de poder; en la ruta del PRI, del PRD y del PAN hacia la jornada electoral del 2015, esta la elección de dirigentes locales y los panistas votarán por su dirigente en un par de semanas y todo indica que Alejandro Moreno va por la reelección, siguiendo el paso de Gustavo Madero en el comité nacional, en tanto que los perredistas eligen al sucesor de Arturo Sánchez Jiménez el 5 de octubre, mientras que en el tricolor Ricardo Crespo, cuyo interinato acaba en octubre, espera la señal del alto mando político para ver si se inscribe para la reelección.

NO PUEDE…

Quien sabe qué les habrá hecho, pero los panistas, en especial el grupo de Gustavo Madero, no se cansa de mostrar su repudio a todo lo que tenga que ver con Felipe Calderón, que no da una como manager, porque cuando parecía tener todo el control sobre su partido y los recursos para hacer valer su capricho, no tuvo la influencia necesaria para hacer ganar a su hermana Luisa María el gobierno de Michoacán, tierra en donde el narco y el crimen organizado superaron cualquier expectativa en el sexenio de Felipe Calderón, que tampoco pudo imponer a su cuatazo Ernesto Cordero como candidato a la presidencia; ambos fracasaron y tuvieron que aceptar, aunque haciendo gestos, que Josefina Vázquez Mota fue más hábil que ellos, aunque como candidata se desinfló y el rechazo popular a los panistas la mandó hasta el tercer lugar, muy abajo incluso de López Obrador, lo que por sí mismo habla de qué tamaño fue el fracaso.

No fueron los únicos fracasos, porque ambos intentaron recuperar el partido y Ernesto Cordero, al que muchos ven como el títere que desde la tramoya maneja Felipe Calderón, no tuvo el respaldo suficiente de los panistas y fue derrotado por Gustavo Madero, quien solo unas horas después de ganar, buscó al dirigente perredista Jesús Zambrano para ponerse de acuerdo sobre como votarán en la agenda legislativa, lo que de alguna forma indica que aunque muchos perredistas protesten, ya desde ahora están tejiendo las alianzas que les permita a azules y amarillos ganar algunos espacios de poder, que compitiendo por su lado, nunca ganarían.

SIGLAS EN VENTA…

El fracaso de Ernesto Cordero, se entiende como un rechazo, otro más de los panistas a Felipe Calderón, pero la reelección le asegura a Gustavo Madero la candidatura al gobierno de Chihuahua, pero más que eso, le mantiene abierta la puerta para cualquier negociación con el gobierno de Peña Nieto, al que no tiene el menor decoro para echarle flores, así se van acomodando las fichas en el tablero y no hay que olvidar que los priistas, mañosos por los muchos años que han gobernado, saben cómo y con qué callar los gritos de la oposición; baste recordar que el crecimiento panista se dio cuando Diego Fernández de Cevallos acordaba con Carlos Salinas, que agradeció los favores regalándoles el gobierno de California Norte, pero hoy el Partido Acción Nacional, ya sin la fuerza que en algún tiempo tuvo (y no por méritos en campaña, sino por una cadena de errores y fallas en el partido tricolor) y la voracidad que distingue a los perredistas cuando de recursos se trata, queda bajo un dirigente que no dudará en poner en venta las siglas del PAN si con ello puede ganar dinero a través de los recursos que obtiene cada partido conforme a la votación.

No está mejor el PRD, pues si el actual dirigente Jesús Zambrano hace compromisos de alianza a futuro, estos deberán respetarse por quien elijan, sobre todo porque no hay un ganador seguro; por un lado Carlos Sotelo, senador que va en competencia con Carlos Navarrete y tal vez el ex jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, que en los últimos meses se escondió luego del escándalo por la millonada de dólares que andan bailando en la Línea 12 del Metro capitalino; Cuauhtémoc Cárdenas, al que algunos le conceden calidad de líder entre los amarillos, sigue en la indecisión sobre si juega o no por la dirigencia nacional perredista y mientras se ponen de acuerdo, los priistas siguen trabajando y hacen de su labor una campaña permanente, por lo que Ricardo Arroyo o quien venga si hay relevo, encontrará una estructura que en todo momento está lista para entrar en acción.

EN LO SUYO…

Mientras se define el rumbo que los partidos de oposición seguirán en el 2015, el ex priista y ex perredista Manuel López Obrador, hace changuitos para que el Instituto Nacional de Elecciones no le vaya a dar palo con el registro de Morena como partido político, pues si alguna falla le encuentran, López Obrador se quedará con las ganas de tener su negocio propio y ni siquiera pensar en que acuda al Tribunal Federal Electoral, pues ya se vio, con el escándalo que se provocó con la millonaria pensión que se les otorgó y que se revocó porque habría tenido un altísimo costo social, -pues el rechazo de la sociedad hacia los priistas se externo por todos los medios-; los magistrados electorales, que ya saquean las arcas del país con un salario de 411 mil pesos, se iban a llevar una millonada mayor a su retiro para lo cual solo habrían tenido que trabajar durante 10 o 15 años.

Mientras la protesta social obliga a posponer la millonaria pensión a los jueces electorales, en Hidalgo crece la seguridad de que el Partido Verde seguirá siendo aliado del tricolor, que en base a la negociación, podrá tener también de su lado al partido Nueva Alianza, pues es evidente que si los verdes o los turquesa buscaran marchar por su lado, no llegarían muy lejos y el requisito del 3 por ciento para conservar el registro, obliga a juntarse.

AL RECICLAJE…

Intenso es el trabajo inmediato en cada partido y por la militancia tan numerosa, lo será más en el partido tricolor, porque en un lapso de 12 meses debe definir a 7 candidatos, hombres y mujeres con la capacidad, oficio político y arraigo que aseguren el triunfo en las urnas, exigencia que pone en el tapete de la discusión la conveniencia de reciclar candidatos (as) y ya se anotan Roberto Pedraza Martínez, Fernando Moctezuma Pereda, Ernesto Gil Elorduy, Ricardo Crespo, Geraldina García Gordillo, Carolina Viggiano Austria y entre los de ingreso reciente a la clase política estatal, Jorge Márquez Montes, Aunard de la Rocha Waite y las diputadas locales Edith Avilés Cano y Mabel Gutiérrez, entre otros que conforme se acerque la hora del palomeo, se dejarán ver con mayor frecuencia.

En la oposición se insiste en que los panistas irán con Luis Baños Gómez que a punto estuvo de ganar en Mineral de la Reforma y Julio Cesar Soto Márquez, alcalde de Tulancingo, cargo en el que tal vez no termine porque su actuación ha sido pésima y la única salida favorable sería que se fuera a hacer campaña; en el PRD José Guadarrama juega su última partida y buscará ser candidato a diputado por la vía plurinominal, lo que de conseguirlo y por ello hace changuitos para que Carlos Navarrete gane la dirigencia, le daría el boleto para la rifa del 2016, aunque si Morena de López Obrador se vuelve partido político, el PRD se va a quedar solo, pues el PT y Movimiento Ciudadano se irán con el Peje; Nueva Alianza no tiene alternativa, si quiere mantener presencia política tendrá que aliarse con el tricolor, al menos en Hidalgo, en donde la cercanía del sindicato de maestros con el gobierno es un seguro para la alianza política.

http://reportepolítico.wordpress.com

Anuncios

~ por reportepolitico en mayo 25, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: