REPORTE POLÍTICO 1682

Juan Sánchez Cabrera

 

VAN POR ELLA…

No es nada sorpresivo, porque desde el 26 de febrero de 2013 que atraparon a Elba Esther Gordillo, se advirtió que el ajuste de cuentas alcanzaría a los ex dirigentes de la Sección 15 del SNTE en Hidalgo y al correr de los meses se aplicaron auditorias muy rigoristas y por la búsqueda que realizan agentes de la PGR en Hidalgo se deduce que Mirna García López dejó señales de malos manejos en los fondos sindicales y de acuerdo a información de la PGR se le busca en varios estados del país, incluso en el extranjero; se hace pública la búsqueda de Mirna García López, a cinco años de que en su mensaje por el desfile del Día del Trabajo, amenazó al entonces gobernador Miguel Ángel Osorio con paralizar el sector educativo y las actividades del estado con marchas y plantones para exigir al gobierno la firma del pliego petitorio que cada año presenta el Sindicato.

Osorio Chong aguantó vara y la entonces secretaria de Educación, Roció Ruiz de la Barrera suavizó la advertencia de Mirna García, pero el reto que hizo a grito abierto en el mitin posterior al desfile y frente a miles de docentes, quedó registrado como un hecho que vino a romper la tradición colaboracionista del sindicato hacia el gobierno y puso en el tapete de la discusión hasta qué punto y para quien, era benéfica esa colaboración, pues durante muchos años los dirigentes de la Sección 15 tuvieron privilegios de orden económico y político, sin tener que entregar cuentas a nadie, además de tener asegurada una o varias curules en el Congreso local y a nivel federal, como la tuvieron en los años recientes Miguel Ángel Islas Chío y Moisés Jiménez Sánchez, sin embargo al romperse la alianza política de Elba Gordillo y el gobierno, llegó la hora de ajustar cuentas y todo indica que los agentes de la PGR van por la ex dirigente Mirna García López, por ahora.

NO LES CREEN…

Cuando falta menos de un año para que los tres principales partidos políticos definan la lista de sus respectivos candidatos(as) como son Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática, enfrentan además de una muy seria crisis de credibilidad frente a la sociedad, el reto de no equivocarse, primero en la elección de la dirigencia nacional, proceso en el que ya trabajan panistas y perredistas, y luego en la definición de los mejores hombres y mujeres, que tengan la calidad moral para solicitar el voto, tareas que en conjunto representan un reto que no es menor, por el contrario, son aspectos fundamentales si se quiere, intentar al menos, que la sociedad tenga motivos para creer en el discurso de los partidos; no es tarea fácil, porque en una encuesta difundida por Mitofsky los partidos políticos no alcanzan los 38 puntos en escala de 1 al 100.

No es casual que la gente no crea en la palabra de los políticos o en la honestidad de los partidos, porque desde hace muchos años el ciudadano común se muestra escéptico frente al discurso político, sobre todo cuando se aluden los temas de honestidad y austeridad, pues no hay semana en que no se den a conocer nuevos casos de corrupción, sin que ningún partido haga el intento por revertir la crisis de credibilidad; todo lo que ocurre en el centro del país, repercute en el ámbito estatal, por lo que los priistas que comanda Ricardo Crespo, los panistas que en breve eligen o ratifican a Alejandro Moreno Abud y el PRD en donde el ciclo de Arturo Sánchez llega a su término, enfrentan otro problema mayor, porque la reforma política dio luz verde a las candidaturas independientes y en lo sucesivo, el que no logre una candidatura podrá buscarla fuera y con ello se rompe el dominio de los partidos políticos.

LEALTAD A PRUEBA…

Aunque en el discurso siempre aseguran tener lealtad por su partido, cuando no les toca por la simple razón de que no alcanzan, son muchos los que acuden a tocar puertas en otro partido; en el pasado no ocurrió así porque el tricolor era partido único y la oposición la representó durante medio siglo el PAN y si a nivel nacional carecía de fuerza, en el escenario local los panistas eran una caricatura y en los sucesivo, el que no acepte la imposición de un candidato podrá serlo de manera independiente; entre los desertores que más ruido hicieron cuando echaron al cesto de la basura el discurso de la lealtad partidista están José Guadarrama Márquez, que en 1998 perdió con Manuel Ángel Núñez el proceso interno del PRI y se quedó con las ganas de ser candidato a gobernador; José Guadarrama organizó el Frente Democrático Hidalguense y de la fuerza del naciente grupo habla el hecho de que llenaba las plazas, igual que lo hacía Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano con el Frente Democrático Nacional, antecedente del PRD, lo que hizo a muchos pensar que Guadarrama podría ser el candidato perredista y eliminar de la justa electoral al periodista Miguel Ángel Granados Chapa.

Por ganas no quedó, José Guadarrama se acercó al líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, quien hizo valer su derecho de veto contra el aun priista, que no logró desbancar a Granados Chapa, que con un relativo prestigio como columnista, hizo una campaña sin alguna oferta interesante, a lo que se sumó el hecho de que antes fue consejero en el instituto Federal electoral (IFE) que nunca logró tener la credibilidad de un organismo imparcial; José Guadarrama se aguantó dentro del PRI y vivió la campaña de Francisco Labastida Ochoa como secretario Electoral en el comité nacional priista; mantuvo el discurso de la lealtad, pero la debacle el 2 de julio del 2000 le hizo pensar diferente y meses después convocó al FDH y en la Plaza Juárez quemaron un puño de credenciales de militantes en el tricolor.

ME DAN O ME VOY…

Mientras los priistas quedaron huérfanos y Roberto Madrazo aliado con Elba Esther Gordillo se adueñaron del comité nacional priista, llegó la elección federal intermedia del 2003, primeras que los priistas vivían sin tener que pedirle permiso al presidente de la República, pues en Los Pinos habitaba ya Vicente Fox, el ranchero que siendo tan zoquete, logró echar fuera a los priistas, “a las víboras prietas y tepocatas” como solía decir el tan afamado Babalucas, que se hizo famoso por sus burradas y por la forma en que se dejó mangonear por su esposa, Martha Sahagún, hasta la fecha envuelta en el escándalo y la creciente sospecha de que en el tráfico de influencias encontró la fórmula para el enriquecimiento brutal de los que fueron “primeros entenados del país”; los hijastros con suerte.

En esas circunstancias, los priistas que andaban a la deriva, como burro sin mecate, lograron en el 2003 mantener quieta a la militancia, pero en el 2006 no pudieron frenar las ambiciones que estaban desatadas entre los militantes y en Hidalgo Daniel Ludlow Kuri, que había sido desde diputado local dos veces, dirigente municipal del PRI, director de Turismo y secretario del gobernador Núñez Soto, ni siquiera se despidió, se fue a tocar puertas y lo hicieron candidato a diputado federal por el PAN en el distrito Pachuca; Ludlow Kuri traía la inercia de los muchos años como priista y el candidato del tricolor, Alberto Meléndez Apodaca, no encontró la fórmula para superarlo en las urnas.

COMO MAZORCA…

Las triquiñuelas a que recurrió Roberto Madrazo para ser candidato en el 2006, el feroz enfrentamiento con Elba Gordillo y la actitud traicionera de la dirigente del SNTE, dividió a la militancia y hundió al partido tricolor y en Hidalgo el pago por los errores fue excesivo y los priistas perdieron por primera vez, dos senadurías y tres curules en el Congreso federal, pues al descalabro de Meléndez Apodaca se sumaron la derrota de Jesús Murillo Karam y Cuauhtémoc Ochoa Fernández, que dio el pase a José Guadarrama y Francisco Berganza al Senado; lograba así el profesor nacido en Zimapán el único logro importante luego de que abandonó su partido de origen; otro ex priista, Sergio Hernández, efímero funcionario en el gobierno, superó en el distrito de Actopan a Raúl González Apaolaza y en el distrito Tepeapulco, Miguel Ángel Peña, oscuro candidato del PRD, hizo la chiripa y dejó en la lona a María Guadalupe Muñoz, ex alcaldesa y ex diputada local en Apan.

A nivel local el PRI perdió varias alcaldías, todas importantes pero no se entiende la elección del 2006 en que cinco de nueve candidatos por el PRI no lograron ganar, sin reconocer la culpa de los dirigentes que no tuvieron el tino de definir una lista ganadora; cuando ganan, ganan todos, cuando pierden, la culpa directa es de los dirigentes, de ahí la necesidad de que en todos los partidos se pongan a trabajar, pero de forma especial en el PRI, porque se supone que es el partido principal, que aglutina una mayor clientela, pues pese a los triunfos logrados, la oposición no ha podido afirmarse, al grado de que si pierden, se considera natural el desdén social.

https://reportepolitico.wordpress.com

Anuncios

~ por reportepolitico en mayo 6, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: