REPORTE POLITICO 1681

Juan Sánchez Cabrera

 

TIEMPO DE RELEVO…

En las próximas horas, si no es que ya, debe darse el relevo en el Tribunal Superior de Justicia, luego de que el magistrado Valentín Echavarría Almanza cumplió su ciclo de cuatro años como magistrado presidente y no se requiere una bola de cristal para vaticinar la llegada del ex rector Juan Manuel Menes Llaguno, aunque para guardar las formas, el Congreso del Estado dio entrada a la propuesta que el gobernador Francisco Olvera Ruiz mandó horas antes para que se apruebe a Menes Llaguno como magistrado y lo demás será solo de trámite, el pleno de los magistrados votará unánime, para que el ex rector y ex magistrado asuma la presidencia en el máximo tribunal y en la Judicatura; es posible que Valentín Echevarría continúe como magistrado, pues la ley Orgánica del Poder Judicial no lo prohíbe o que decida irse a la banca por unos días mientras espera la llamada para algún nuevo cargo.

La llegada de Menes Llaguno, quien fue magistrado hace tres décadas no es ninguna sorpresa, porque es bien conocida la cercanía, más allá del ámbito laboral, con Francisco Olvera; lo que debe verse como una garantía de colaboración entre los poderes Ejecutivo y Judicial, que junto con los legisladores dan certeza jurídica a los actos de gobierno y amplían los lazos de colaboración necesarios para el mejor ejercicio de gobierno; la llegada de Menes Llaguno es parte del proyecto de Olvera Ruiz para ejercer a plenitud la segunda parte de su mandato al que le quedan 28 meses, pues por los ajustes en el calendario electoral concluirá en septiembre de 2016, fecha que ya bulle en la mente de muchos actores políticos, no solo los que juegan en el equipo tricolor, sino entre la oposición, corriente que en Hidalgo no lo es tanto.

PASARELA…

Aunque la finalidad era otra, el Informe de Valentín Echevarría fue la ocasión para que muchos políticos del ayer acudieran a la cita con el Poder Judicial que presidieron en distintas épocas y de acuerdo al mandatario que los convocó para ello; Carolina Viggiano Austria, que fue presidenta en el gobierno de Miguel Ángel Osorio y que hoy al frente del Conafe hace talacha a favor de la educación y busca mantener la imagen que le dé el pase en la gran sucesión política; a Carolina Viggiano se le atribuye haber consolidado el cambio que inició con el abogado Julio Menchaca Salazar, que presidió el Poder Judicial con el respaldo del entonces gobernador Manuel Ángel Núñez Soto; Julio Menchaca fue diputado local y luego buscó presidir la Comisión de Derechos Humanos en Hidalgo, pero la decisión a favor del abogado Alfredo Sepúlveda Fayad dejó ver que la convocatoria no era necesaria.

Entre los asistentes, el abogado Jaime Flores Zúñiga que presidió el Poder Judicial en parte del sexenio que gobernó el arquitecto Guillermo Rossell de la Lama; Flores Zúñiga, fue en sus tiempos de estudiante, el segundo dirigente de la FEUH, después de Adalberto Chávez Bustos; diputado local, director de Gobernación con Guillermo Rossell, antes de presidir el Tribunal Superior de Justicia, posición que no influyó para que una noche de juerga en la zona rosa del DeFe terminara en la demarcación de policía, a raíz de un problema con una reportera de televisa; el abogado Cesar Vieyra Salgado, con una trayectoria que inició como agente del Ministerio Público y en la que acumuló cargos como funcionario y político.

PERDIO Y GANÓ…

Cesar Vieyra Salgado, de probada institucionalidad, toda vez que en un lapso de medio siglo colaboró con todos los gobernadores, fue diputado local, federal en dos legislaturas, alcalde de Tula, director de Gobernación, secretario de Administración, Oficial Mayor, procurador de Justicia en dos periodos y en la elección federal de 1988, el primer priista que en Hidalgo perdió, pues compitiendo por el distrito de Tula, territorio petrolero y bajo la influencia de Joaquín Hernández Galicia, La Quina, fue superado por el candidato del PARM, Ernesto Jiménez; así lo consignaron los informes de la entonces Comisión Electoral; era la noche que quedó en la historia cuando el entonces priista y secretario de Gobernación, Manuel Bartlett, quien es hoy uno de los peones de López Obrador, anunció “se cayó el sistema”; 24 horas después, se proclamó el triunfo de Carlos Salinas de Gortari y también el de Cesar Vieyra en el distrito de Tula; Ernesto Jiménez llegó al Congreso federal por la vía plurinominal, lo que hizo a muchos pensar en un enjuague político; luego fue candidato a gobernador y de consolación alcanzó el cargo de magistrado en el Tribunal Superior de Justicia, de donde lo corrieron por negociar con la justicia.

Por ahí se vio también al abogado Jaime Baños Paz, quien presidio el Tribunal Superior de Justicia en el primer trienio del arquitecto Guillermo Rossell de la Lama; en los festejos del Gobernador, Baños Paz era parte de la variedad y mostraba sus dotes de bailarín, aunque como magistrado fuera señalado de traficar la justicia y haciendo valer la influencia del cargo, facilitó la libertad a los que por ello pagaran; durante varios años quedó en la banca y luego fue candidato de un partido “patito”, con el que intentó ser diputado federal, pero la votación que logró lo mando al rincón de los trebejos, pues fue ridícula, de risa.

AÑO DE AMARRES…

Aunque corre ya el quinto mes, el presente año debe ser de intenso trabajo en los partidos políticos y desde luego entre quienes aspiran a un cargo de elección popular, porque antes de 12 meses deberán los partidos políticos definir la lista de candidatos a diputados federales en la elección del 2015, que será sin duda la antesala para la sucesión en Hidalgo, pues los antecedentes más cercanos indican que de la curul federal surgió Manuel Ángel Núñez hacia la elección interna que por primera vez hizo el PRI en 1998 para definir al candidato; seis años después, Osorio Chong dejó la curul en el Congreso de la Unión y se vino a Hidalgo a hacer campaña; acabó así un largo dominio del Senado como antesala segura para lograr la candidatura al gobierno de Hidalgo; durante más de medio siglo, el paso por el Senado influyó para alcanzar el gobierno de Hidalgo.

Esa tendencia no contó con Francisco Olvera Ruiz, que tiene como antecedente la alcaldía de Pachuca, de la que durante más de 70 años no surgió un candidato a gobernador; el dato más cercano, indica que el año de 1932 Marciano Viveros encabezaba el ayuntamiento y dio el brinco al más alto cargo de elección en Hidalgo; José Lugo Guerrero, cuñado de Javier Rojo Gómez, fue gobernador interino en 1926 y en 1930 alcalde de Pachuca y fue electo gobernador Constitucional en 1940; creo que no hay ningún antecedente, pero de lo que ninguna duda hay, es que la contienda por la sucesión ya está en marcha, por algo el gobernador Olvera Ruiz pidió, exigió a los priistas, que se dediquen a trabajar a favor de Hidalgo y no pensando en el lucimiento o proyección personal; más claro, para qué.

A VER ORA…

Nunca es fácil para ningún partido, definir la lista de candidatos y no lo será en el 2015, por lo contrario, será tal vez la ocasión más difícil, porque el presidente Enrique Peña Nieto, ahora que está de moda la equidad de género, mandó la iniciativa para que en los cargos de elección, la mitad sean mujeres y la mitad hombres y como ocurre con muchos temas la aprobación fue en automático y ahí surge el problema, porque nadie puede, en su sano juicio, negar el derecho de las mujeres a competir en las urnas, pero no ha habido una capacitación política previa y en el caso de Hidalgo, baste señalar que de 84 ayuntamientos, solo hay tres alcaldesas y de 30 curules en el Congreso local solo 6 son ocupadas por damas.

Ya ocurrió hace tres años cuando Roberto Pedraza Martínez y Enrique Macedo Ortíz fueron “invitados” a declinar como candidatos y dejar el lugar a Emilse Miranda, ex diputada local y ex-alcaldesa; Dulce María Muñiz era regidora cuando la equidad la favoreció y se afirma que pudo ganar el distrito de Ixmiquilpan, porque el propio Roberto Pedraza dialogó con los grupos que lo apoyaron para que lo hicieran con la candidata; ninguna de las dos ha hecho en la Cámara algo que trascienda a favor de Hidalgo y falta un año para que el partido tricolor, que en octubre elige o ratifica a sus dirigentes, encuentre cuando menos a tres de siete, que más allá de la ocurrencia de Peña Nieto, garanticen competir y ganar, aunque en el mismo problema están los panistas, que antes de un mes tienen elección interna para la que ya se apunta Alejandro Moreno Abud para repetir; en el PRD Arturo Sánchez Jiménez dejará el cargo el 22 de septiembre, pero la influencia, que nadie niega, de José Guadarrama Márquez al interior del partido, no resuelve la falta de candidatas que garanticen equilibrio en la competencia; el futuro de Nueva Alianza es incierto, porque el partido turquesa está dividido por el pleito con Sinuhé Ramírez, al que los aliancistas acusan de estar al servicio del gobierno y la ruptura aleja a una parte importante de militantes.

https://reportepolitico.wordpress.com

Anuncios

~ por reportepolitico en abril 27, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: