LEGISLADORES SIN VERGÜENZA SE AFERRAN AL FUERO

Joel Sánchez Rodríguez

@JoelSanRadar

En medio del escándalo y acusada por José Manuel Mireles, dirigente de los grupos de autodefensa en Michoacán, de estar relacionada con el grupo delictivo de Los Caballeros Templarios, la senadora perredista Iris Vianey Mendoza Mendoza, dio un ejemplo de dignidad y de vergüenza al solicitar al Senado, licencia para separarse del cargo y ponerse a disposición de la Procuraduría General de la República, para –sin que el fuero sea impedimento alguno,- ser investigada en torno a los señalamientos en su contra.

Iris VianeyEs de suponerse que Iris Vianey solicitó licencia sabiendo que México es un país en el que reina la impunidad, que no le encontrarán nada y que la foto en la que se observa cerca de la hija de un templario tampoco es prueba alguna de nada; pero sobresale su actitud como un acto de vergüenza, pues eso es precisamente lo que menos existe en el Congreso de la Unión y de lo que más carecen los representantes populares, ya que son muchos los diputados federales y senadores que en algún momento han sido acusados de diversos delitos y cuestionables conductas y no hay uno solo que por ética o dignidad deje el cargo como ella lo hizo, aunque solo sea temporalmente.

Ejemplos de sinvergüenzas que se aferran al hueso con tal de conservar el fuero los hay muchos, quizá el más sobresaliente es el senador priista Carlos Romero Deschamps, dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana al que han acusado casi todo.

Pero en los meses y días recientes son los hermanos y diputados panistas Luis Alberto y Ricardo Villarreal García los que más han sido señalados de actos ilegales e inmorales, como lo es la extorsión a presidentes municipales a cambio de asignarles recursos presupuestales.

El diputado panista Luis Villarreal junto con su pareja sentimental, la también diputada pero de Movimiento Ciudadano, Merilyn Gómez Pozos, igual son acusados de organizar escandalosas fiestas en un edificio de departamentos en Polanco, donde según un diario nacional, el fin de semana otro diputado, Marcelo Torres Cofiño, en estado de ebriedad golpeaba a una mujer en los pasillos.

No son los únicos que hacen fiestas, aunque algunos prefieren hacerlas dentro de las instalaciones de las cámaras; por ejemplo el senador panista Jorge Luis Preciado Rodríguez, fue la nota de esta semana al saberse que hizo un gran festejo en el Senado, al que ingresó incluso mariachis para celebrar a su esposa; ese mismo día en el palacio de San Lázaro, la diputada perredista Teresa Mojica se valió de los jardines del recinto oficial para hacer una gran mariscada con sus compañeros de bancada, quienes se ausentaron de la discusión del código penal por estar de fiesta.

No es un delito, pero muestran todos su escasa vergüenza, como la que hace meses mostró el diputado priista José Rangel Espinoza, el cínico que en vez de placas de circulación puso unas grandes charolas del Congreso a un lujoso Mercedes, para presumir su prepotencia.

Pero ninguno de ellos se atreve a dejar el cargo, como tampoco lo hace el diputado priista Salvador Ortiz García, acusado de extorsionar con 2 mil pesos a cada uno de los 3 mil afiliados a la organización “Consúltame, A.C.” a cambio de gestionar recursos para un programa de vivienda en Apatzingán, de donde es la senadora Iris Vianey Mendoza.

Y si de diputados tranzas se trata, los panistas Víctor Serralde Martínez de Veracruz y Alberto Esquer Gutiérrez de Jalisco, han sido acusados por presidentes municipales de sus estados, de pedirles el diezmo, es decir, el 10% de los recursos asignados al presupuesto; en el mismo tenor se encuentra la diputada perredista de Puebla Roxana Luna Porquillo, a la que el dirigente de su partido, imputó el extorsionar igual con el 10% a los alcaldes de Izúcar de Matamoros, Domingo Arenas y Piaxtla, este último, municipio de extrema marginación.

Por si fuera poco, el diputado del PVEM, Alfonso Miranda Gallegos, ha sido denunciado por despojo en Cuautla; y el priista Alejandro Rangel Segovia fue señalado de lesiones y amenazas contra un dirigente campesino de Irapuato; ejemplos sobran, espacio para mencionarlos falta.

Pero de lo que más carecen estos diputados y senadores es de pudor; la vergüenza ni la conocen, por ello se sorprenden tanto de que la michoacana Iris Vianey Mendoza, por una foto, haya dejado temporalmente el cargo y se ponga a disposición de las autoridades. Muchos deberían seguir su ejemplo, aunque serían tantos que difícilmente se alcanzaría el quórum en las sesiones.

Twitter: @joelsanradar

http://on.fb.me/1dRAwYL

Anuncios

~ por reportepolitico en febrero 12, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: