REPORTE POLÍTICO 1662

Juan Sánchez Cabrera

 

HISTORIA VIEJA…

La presunta cancelación del proyecto Refinería en la región de Tula, luego de que no apareció en el plan de negocios de Pemex para el ciclo 1914-1918, trae a la discusión una historia vieja, que inició desde hace más de una década y que tuvo visos de realidad el 18 de marzo de 2008, al ser anunciada por el entonces presidente, Felipe Calderón con motivo del 70 aniversario de la expropiación petrolera, acto que metió a la historia al general Lázaro Cárdenas del Río y que sigue de moda por la que parece eterna discusión sobre si se construye o no la obra que alcanzaría una inversión de 12 mil millones de dólares, pero que aún antes de colocar la primera piedra, provocó el endeudamiento de Hidalgo, porque el entonces gobernador Miguel Ángel Osorio Chong obtuvo un crédito por mil 500 millones de pesos para poder adquirir 700 hectáreas de terreno y cumplir la exigencia que hizo el gobierno panista a través de Pemex al poner en competencia a once gobernadores.

Hidalgo llegó “vivo” a la discusión final y el otro finalista fue Guanajuato, de gobierno panista, por lo que se pensó que podría influir el color azul y la opinión de Vicente Fox, sin embargo los estudios que diversos técnicos hicieron confirmaron que Tula era la mejor opción y si además había el compromiso de Felipe Calderón, se supuso resuelto el tema sobre en donde se ubicaría la futura refinería que además de ser fundamental para preservar la capacidad de refinación de crudo, detonaría el desarrollo económico, educativo y social en una extensa zona de Hidalgo, pues a la refinería se agrega y esta dentro del proyecto inicial, la construcción de viviendas, escuelas, oficinas, bancos y todo lo que se requiere para garantizar los servicios de un enorme complejo industrial.

UN ENGAÑO…

El panista Felipe Calderón solo engañó al gobierno de Hidalgo y, funcionarios de Pemex, incluido el director Jesús Reyes Heroles, dieron largas al tema y se supo incluso que en el presupuesto de egresos 2009 se aprobó una partida de 5 mil 750 millones de pesos para iniciar la refinería, pero alguien, -no quiero pensar que fue el jefe panista, porque sería el colmo del cinismo-, hizo del tortuguismo burocrático el mejor pretexto para darle largas al tema y mientras los meses pasaron sin iniciar la obra, los intereses bancarios endeudaron al gobierno de Hidalgo y ante las presiones y la creciente sospecha de que todo fue una burla, en los últimos meses de Calderón en Los Pinos, dio inicio la construcción de una barda en una parte menor del extenso terreno, pero sin ningún avance de lo que serían futuras instalaciones petroleras.

Llegó la elección federal, el partido de Calderón recibió el rechazo de los electores y el proyecto refinería quedó en el olvido y si se robaron o no recursos, solo gente muy cercana a Felipe Calderón podría explicar qué se hizo con lo que sin duda eran muchos millones de pesos y los mal pensados sospechan que fue parte del botín sexenal, pero lo cierto es que Hidalgo quedó endeudado y que el proyecto no registra ningún avance y hoy crece la sospecha de que no hay en el futuro de Hidalgo una obra de tal magnitud, lo que aun sin confirmarse ya provocó airadas reacciones entre los diversos grupos políticos.

QUE DEVUELVAN $$$…

Los diputados locales de oposición no se quedaron callados; Víctor Trejo y Guillermo Galland propusieron enviar un exhorto al gobierno federal para que destine recursos para la construcción de la refinería y al gobernador Francisco Olvera, que exija el cumplimiento de los compromisos que Enrique Peña Nieto firmó ante notario en su campaña y resarcir los daños que ocasionan los pagos de la deuda que se contrajo para comprar un terreno de 700 hectáreas que hasta el momento no retribuye ningún beneficio a Hidalgo; la oposición en el Congreso se porta más exigente que de costumbre y Luciano Cornejo aprovecha el tema para exigir que los diputados no asuman una actitud de agachones y Héctor Pedraza Olguín sugiere esperar a que haya un comunicado oficial.

Mientras los diputados federales por Hidalgo guardan silencio y cuando mucho se atreven a señalar que no hay un comunicado preciso sobre la cancelación del proyecto, los diputados Ricardo Mejía y Ricardo Monreal, ambos del grupo pejista, critican con dureza la engañifa de Felipe Calderón y aseguran que es parte de una estrategia para debilitar a Pemex, con miras a la privatización del petróleo y la andanada más brava está a cargo de López Obrador que insiste en que el gobierno peñista quiere vender a inversionistas extranjeros la industria símbolo de la economía nacional y el escándalo tronó fuerte en periódicos de gran influencia editados en otros países y como ha ocurrido con otros temas importantes, los mexicanos nos enteramos de muchas cosas ocultas, por lo que si ya estaba en la cuerda floja, ahora es más grande la posibilidad de que se caiga la reforma energética.

HIPOTECADO…

Entre los sectores de Hidalgo la sola sospecha de que no habrá refinería, provoca el desánimo, no solo por lo ambicioso del proyecto, sino porque al caerse tumba otras inversiones que habrían sido millonarias y si los programas de desarrollo integral se tienen que modificar por la reducción del presupuesto al que obligaron los recientes huracanes, al cancelar el plan de la refinería no solo se hipoteca la economía del estado, también se cancela la posibilidad de que Hidalgo cuente con un detonante efectivo en el desarrollo y el ejemplo está en el fallido proyecto del aeropuerto en Tizayuca, que es una historia todavía más vieja, pues la inició el gobernador Jesús Murillo y aunque no tuvo un avance importante, dejó abierta la discusión sobre la inconveniencia de que se construyera en la zona de Texcoco, en el estado de México.

Manuel Ángel Núñez Soto retomó la batalla y el gobierno mexiquense hizo igual con Arturo Montiel y ambos tuvieron la plataforma ideal para sumarse en una enorme lista de precandidatos a la presidencia; ninguno la obtuvo porque Roberto Madrazo es un maestro en el agandalle y Arturo Montiel fue y es actor principal en un escándalo de corrupción que alcanzó ribetes personales muy delicados, luego de descubrirse que durante su mandato logró una riqueza insultante; pero volvamos al tema del aeropuerto, que no se construyó en Tizayuca, porque según el secretario de Comunicaciones de Vicente Fox, Pedro Cerisola, las aves estarían más a gusto si se construía en Texcoco, lo que tampoco ocurrió, porque los ejidatarios protestaron armados con machetes; más de mil 500 hectáreas colindantes con Tizayuca, Villa de Tezontepec y Tolcayuca quedaron sin sembrar durante varios años ante la posibilidad del aeropuerto, proyecto que incluía escuelas, oficinas, universidades y muchas otras inversiones; a 20 años de iniciar el más ambicioso proyecto de inversión y de generación de empleos, no hay nada y en los doce años de gobierno panista es fácil entender que ni Vicente Fox ni Felipe Calderón hayan tenido la vergüenza política para ejercer su mandato sin rencores partidarios, sobre todo porque nunca lograron que su partido ganara la confianza de los hidalguenses, pero con la llegada de Peña Nieto se pensó que mejores tiempos estaban por vivirse en Hidalgo y todo parece indicar que no será así.

QUE EXPLIQUEN…

Hasta el pasado jueves, comenzó a circular una carta dirigida por la paraestatal a un diario por la información difundida, pero no había ningún comunicado oficial de Pemex o la secretaría de Energía, por lo que el gobernador Francisco Olvera insistió en que se debe guardar calma y no caer en especulaciones, pues lo único oficial es que el proyecto avanza, aunque lentamente y dijo que de no construirse la refinería, es seguro que el presidente Enrique Peña pensará la mejor manera de apoyar a Hidalgo, pues en reiteradas ocasiones ha mostrado el interés por impulsar el desarrollo no solo en la región de Tula, sino en todo el Estado; respecto al proyecto en Tizayuca, Olvera Ruiz hace tiempo señaló que existe un plan B para aprovechar la disposición de los inversionistas, pero lo cierto es que el aeropuerto que sería detonante del desarrollo en gran escala y que han perseguido tres mandatarios, quedó en el aire.

En caso de que se confirme que la refinería no va, los diputados federales por Hidalgo tendrán que explicar qué fue lo que ocurrió y de alguna forma justificar la negativa; son muchos los hidalguenses que esperan la defensa de los intereses del Estado y ninguno defendió la causa, por lo que los diputados Mirna Hernández Morales, como coordinadora y José Antonio Rojo que representa al distrito de Tula mucho deben explicar; algo supo el senador Omar Fayad quien adelantó hace 15 días que no habrá refinería y el presidente de la Comisión de Energía en el Senado, David Penchyna Grub ha sido el más insistente promotor de la reforma energética, que se supone incluía la construcción; todo sigue en el aire y alguien tendrá que explicar lo que pasó.

https://reportepolitico.wordpress.com

Anuncios

~ por reportepolitico en noviembre 10, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: