REPORTE POLÍTICO 1655

Juan Sánchez Cabrera

TERRIBLE…

No es exagerado decir que México vive una situación terrible en diversos puntos del país, como consecuencia de fenómenos naturales que no se pueden prever en toda su magnitud; los daños humanos y materiales que dejaron los huracanes Ingrid y Manuel en Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Hidalgo y Tamaulipas no se habían resentido jamás, las carreteras están destrozadas, los daños materiales no pueden ser cuantificados y pasarán varios meses antes que se pueda hablar de recuperación y en el caso de Acapulco, el panorama es desolador, lo que fue por muchos años el puerto más bonito de México está en desgracia y es hora de que todos los mexicanos hagamos algo por ayudar, no solo a los guerrerenses, sino a todos los pueblos que resienten los efectos de la naturaleza, pues si bien es cierto que los funcionarios de primer nivel en el gobierno federal, con el presidente Enrique Peña Nieto al frente, acudieron desde las primeras horas a los sitios de mayor emergencia y siguen en “friega”, nunca estará de más la ayuda de la población civil.

El ciudadano común, la gente del pueblo, sabe ser solidaria en las horas más aciagas, ejemplos de ello los hay y esa actitud es fundamental para salir adelante y si en varios estados de los que sufren daños cuantiosos la presencia de Pena Nieto ha sido valiosa para mantener el ánimo entre la población, en Hidalgo Francisco Olvera hace lo propio en las regiones más castigadas por la naturaleza y se coordina con el gobierno federal a través de la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, designada por Peña Nieto para atender la emergencia en Hidalgo; la pérdida de cuatro vidas es irremediable y los daños materiales son muchos, pero habrían sido peores de no haberse aplicado las medidas preventivas que coordinó el secretario de Gobierno, Fernando Moctezuma Pereda y el sub secretario de Protección Civil, Miguel García Conde.

QUE POCA…

Hasta el jueves 19 (aniversario 28 de la tragedia que enlutó a México en 1985) la cifra de muertos llegó a 90, pero un número mayor seguía desaparecido y tanto Peña Nieto como los secretarios, incluido Miguel Ángel Osorio, de gobernación, seguían en friega en la que parece una tarea interminable; en Hidalgo se avanza en la evaluación de los daños y se da muestra de sensibilidad hacia la población que vive días de angustia; con el trabajo coordinado de Francisco Olvera, Moctezuma Pereda y García Conde, así como los alcaldes en las regiones con mayores daños, inician las tareas de limpieza de escombros, de caminos y veredas para que Hidalgo recupere las redes carreteras, pero es obligado pensar que la recuperación será lenta, sobre todo en las regiones serrana y tepehua, que hasta el pasado jueves, Olvera Ruiz buscaba la forma de que se calificaran como zonas de desastre para tener acceso a los recursos del Fonden.

Mientras millones de mexicanos sobreviven con “el agua al cuello”y la actitud solidaria de millones de familias se deja ver en auxilio a los damnificados, los vándalos disfrazados de maestros siguen armando escándalos, bloqueando caminos y mostrando que lo que menos les interesa es la desgracia humana y el respeto a las leyes, pues si la reforma educativa ya fue aprobada por diputados y senadores, es ley a la que todos deben someterse y que no puede ser derogada por el capricho y la necedad de miles de maestros que atentan contra el derecho a la educación en perjuicio de millones de niños; la verdad es que con su actitud, los falsos maestros ganan con justificación, el rechazo y la condena de la sociedad; muy poca muestran tener los sedicentes maestros de la CNTE.

VALEMADRISMO…

Si los falsos docentes asumen actitudes de poca madre y se ganan el repudio social al anteponer sus intereses de grupo ante el interés colectivo y bloquean caminos y calles sin importarles los daños que provocan a la población amenazada por la fuerza de la naturaleza, alguien les debería recordar la obligación que tienen ante los alumnos de dar el mejor ejemplo y no es pisoteando las leyes como se gana el respeto de la sociedad; actúan como delincuentes, no como maestros y ojala que el presidente Enrique Peña tenga la voluntad política para imponer el Estado de Derecho y ordene acabar con la impunidad, porque los de la CNTE demuestran que son un peligro para México y deben, cuando menos, ser suspendidos en su trabajo, pues a pesar de los delitos que a la vista de todos han cometido, siguen en libertad, retando al gobierno y cobrando sin trabajar y eso en cualquier circunstancia se llama impunidad.

Hablando de valemadrismo, el jueves 19 se cumplieron 28 años de los sismos que el 19 y 20 de septiembre de 1985 provocaron la más grande tragedia en la Ciudad de México y que de acuerdo a los expertos y muchos testigos, produjo más de 50 mil muertos, aunque la costumbre de maquillar las cifras hizo que el gobierno de Miguel de la Madrid, solo contabilizaran diez mil; más allá del juego macabro de si fueron más o fueron menos, la tragedia exhibió el valemadrismo, tibieza y falta de sensibilidad de Miguel de la Madrid, que no tuvo la capacidad de reacción, se encerró en su despacho, con reuniones para “evaluar los daños” y apareció hasta después del segundo temblor, para mandar un mensaje tibio y pusilánime, mientras miles de ciudadanos, sin más herramientas que sus manos, removían los escombros en busca de sobrevivientes.

INSENSIBLE…

La tragedia del 85, como se recuerda a los sismos, no solo cimbraron el corazón del país, cuyos daños en lo económico jamás pudieron cuantificarse, pero dejaron también la penosa imagen de un gobierno insensible, pues Miguel de la Madrid se escondió en sus oficinas y 38 horas después del primer sismo apareció en un mensaje por televisión para decir “enterremos a los muertos y mantengamos la unidad”, al tiempo que aseguraba que “México no necesita la ayuda internacional” en un alarde de soberbia muy lejos de la realidad; qué diferente habría sido un presidente que con decisión y coraje hubiera ordenado instalar en los jardines de Los Pinos uno o ovarios albergues, cocina popular y centro de acopio de ayuda, que los mexicanos en desgracia propia y ajena, sintieran que no estaban solos, pero Miguel de la Madrid, todos lo saben, ejerció un gobierno valemadrista y el recuerdo que se hace cada año, obliga a pensar que fue también el principio del fin, porque la mayoría de sus funcionarios se contagiaron de la tibieza y de otras mañas.

Se recuerda que junto con Carlos Salinas, Manuel Barttlet, entonces secretario de Gobernación, Adolfo Lugo Verduzco, dirigente del PRI y Ramón Aguirre, quien era regente de la Ciudad de México, acudió a recorrer las zonas más dañadas, una semana después de ocurridos los sismos, en un ejercicio de auténtico valemadrismo y si algo faltara, días después se descubrió que la ayuda que llegaba de otros países y se guardaba en un almacén del aeropuerto, fue robada por varios de los empleados de Humberto Lugo Gil, hidalguenses que recién había dejado la curul de líder en el Congreso de la Unión y para no dejarlo sin chamba su cuate De la Madrid lo designó director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares; los ahijados de Lugo Gil presumían sin el mínino de vergüenza, pantalones, chamarras, abrigos y latas de ultramarinos que debieron ser entregados a los damnificados; unos tibios y otros rateros en la cofradía de la vergüenza.

AGUANTE…

Volviendo a Hidalgo, los festejos patrios que cobran mayor relevancia la Noche del Grito, pudieron llevarse a cabo en un marco de relativa tranquilidad, pues el domingo 15 apenas iniciaban los efectos del huracán Ingrid en la sierra gorda y en la región Tepehua, lo que permitió al gobernador Francisco Olvera encabezar los festejos con una gran presencia popular en la Plaza Juárez que una vez más resultó insuficiente para miles de familias que aguantaron el frió y la lluvia en una muestra de auténtico mexicanismo, como también pudo apreciarse en el zócalo frente al Palacio Nacional y sería por el sentimiento patrio o porque no tenían para donde hacerse, pero miles de familias aguantaron el mal tiempo.

Bajo un fuerte aguacero, apareció también el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que a las once de la noche dio el grito en Dolores Hidalgo, pueblo cargado de historia y espíritu de independencia y junto con el gobernador y miles de guanajuatenses evocó la gesta libertaria; para no quedarse con las ganas, el senador Omar Fayad acudió a San Antonio el Desmonte para dar el grito que no pudo dar como alcalde que fue por tres años, porque es un acto que corresponde al gobernador; de acuerdo al reporte del secretario de Seguridad, Alfredo Ahedo, los festejos patrios se realizaron con saldo blanco, aun cuando en algunos municipios se tuvo que lamentar la peligrosa costumbre de celebrar con pólvora y cuetes, lo que casi siempre es en perjuicio de los pequeños.

https://reportepolitico.wordpress.com

 

Anuncios

~ por reportepolitico en septiembre 24, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: