REPORTE POLÍTICO 1642

REPORTE  POLÌTICO

Juan Sánchez Cabrera

 

ÚLTIMA LLAMADA…

Para los partidos y para los candidatos, una elección es siempre oportunidad de afirmarse en la preferencia electoral y de acuerdo a los éxitos o fracasos queda la posibilidad de ser una opción real en futuras elecciones o quedar como un partido del montón, que solo se sostienen si el sistema los apapacha y les regala, en el caso de los diputados, uno o dos asientos en la legislatura local, pero sin chance de crecer porque el rechazo de los electores difícilmente cambia en unos cuantos años; eso le da un mayor interés al actual proceso electoral que culmina con el voto el 7 de julio, pero que tendrá mayor repercusión en las elecciones a futuro, porque el calendario político no descansa y en dos años viene la federal del 2015 que en el caso particular de Hidalgo cobra mayor importancia, porque quienes agarren curul en San Lázaro sacarán el boleto para competir en la justa estelar un año después; si un partido, el que sea, no tiene la fuerza para ganar la elección de diputados locales, no la va a tener para competir en la justa federal y mucho menos en la elección de gobernador.

Los diputados federales también tienen que ver con el actual proceso, porque en la medida en que hayan cumplido lo que ofrecieron en su campaña hace un año, habrán ganado para su partido la confianza de la sociedad, pero si le fallan a la gente, obligan al candidato de su partido a inventar algo que les permita recuperar la credibilidad antes del 7 de julio; se ignora si el diputado Darío Badillo cumple lo que ofreció a los electores del distrito Huejutla; si Dulce Maria Muñiz lo hace en el distrito de Ixmiquilpan o si José Antonio Rojo ha regresado al de Tula; Emilse Miranda acude con frecuenta a Tulancingo y a la región Tepehua, pero se ignora si cumple la gestoria que ofreció para ganar el voto, como lo hicieron también Víctor Velasco Orozco en el distrito de Actopan, Mirna Hernández en Pachuca y Francisco Gonzalez Vargas en el distrito de Tepeapulco.

A PRUEBA…

Cualquier elección pone a prueba a los diputados locales, federales y al mismo gobierno estatal, sin olvidar que los senadores, en este caso Omar Fayad Meneses y David Penchyna Grub también tienen mucho que ver, porque son parte del sistema de gobierno y si la sociedad observa que sus demandas no han sido satisfechas, deja de creer en la palabra de los políticos y en ese sentido todos los legisladores están en la obligación de cumplirle a los electores, aunque algunos no ganaron en las urnas y llegaron por el favor de su respectivo partido; Isidro Pedraza Chávez es senador y Pedro Porras diputado, ambos por el PRD, en tanto que José Alberto Rodríguez Calderón y Martha Gutiérrez Manrique son diputados por el PRI; Eric Marte Villanueva no ganó la mayoría, pero representa a Hidalgo en la legislatura federal porque el PAN lo favoreció.

Todos los legisladores estarán a prueba el 7 de julio y de los diputados locales poco se puede decir, pues hicieron campaña hace 3 años y muchos ciudadanos ya ni se acuerdan de ellos, a menos que algún póster se conserve en alguna pared, pero aun en el caso de que estén vigentes en al ánimo popular, con excepción de Ramón Ramírez Valtierra que por los conectes que tiene en el gobierno federal se considera político con futuro y Onésimo Serrano González con una cierta reserva, el resto de los legisladores difícilmente encontrarán acomodo en alguna vacante.

CON CADUCIDAD…

Más allá del natural interés por ganar la mayoría en el Congreso, los partidos buscan calibrar las fuerzas y prepararse para la federal en el 2015 en que estarán en disputa siete diputaciones en igual número de distritos y las que quizá sean de mayor proyección, las plurinominales en las que los partidos suelen ubicar a sus favoritos; en la lista de los actuales diputados federales, a excepción de Mirna Hernández Morales y Víctor Velasco que parecen tener la cercanía con el círculo del poder en Hidalgo, no destaca alguien que pueda buscar desde ahora la proyección hacia el 2016 pues por la huella del grupo Huichapan en la historia del poder, es difícil que a José Antonio Rojo lo dejen jugar en la contienda estelar, que todo hace ver así, tendrá que ser sancionada por el grupo político de reciente formación.

Aunque la curul federal fue en los años recientes el trampolín para que Manuel Ángel Núñez Soto en 1998 y Miguel Ángel Osorio en 2004 se proyectaran al gobierno de Hidalgo, los actuales diputados tienen fecha de caducidad, la cuerda se les acaba en agosto de 2015, cuando apenas se estará dando el arranque para la sucesión de Francisco Olvera Ruiz, que no era legislador, sino alcalde de Pachuca y no hay que olvidar que el jefe en el ayuntamiento capitalino entra al juego de la sucesión cada seis años, lo que para Eleazar García Sánchez no es dato perdido, sobre todo porque el mandato municipal concluye al parejo del estatal, lo que evitará que Eleazar García se quede fuera de la cancha como sí se quedarán los diputados federales.

TRAS LA HUELLA…

Aunque ambos lo niegan, es lógico el interés de Omar Fayad Meneses y David Penchyna Grub por seguirse la huella uno al otro, pues durante muchos años el escaño en el Senado fue antesala para llegar al gobierno de Hidalgo; por ese camino pasaron José Lugo Guerrero, Vicente Aguirre del Castillo, Alfonso Corona del Rosal, Carlos Ramírez Guerrero, Manuel Sánchez Vite, Guillermo Rossell de la Lama, Adolfo Lugo Verduzco y Jesús Murillo Karam; en un lapso de 60 años, solo tres gobernadores tuvieron un origen distinto al Senado; Quintín Rueda Villagrán que era en 1950 diputado federal por Zimapán, Manuel Ángel Núñez y Miguel Osorio Chong, que lo eran por el distrito Pachuca.

Entre los que fueron electos con el voto popular, don Jorge Rojo Lugo estaba en el Banco Ejidal, no era Senador y había sido diputado federal 12 años antes de ser candidato en 1975 y hubo otros mandatarios “emergentes”, pues durante muchos años el cambio de gobernador en Hidalgo se hizo de acuerdo al capricho del presidente en turno, que simplemente ordenaba quitar a este para poner a este y ni quien chistara, porque habría cavado su tumba política, eran los tiempos en que el PRI se dirigía desde palacio nacional y la orden se acataba sin la menor discusión; volviendo a la sucesión en Hidalgo, según el antecedente histórico, Omar Fayad y David Penchyna estarían en posibilidad de recuperar una relativa preferencia en la competencia por el relevo de Olvera Ruiz, pero insisto, antes de formular cualquier quiniela, habrá que esperar la federal el 2015 en la que los políticos con mayor influencia en Hidalgo (que no pasan de dos), buscarán ubicar a quien será la carta fuerte un año después.

FLOJEANDO…

Cuando faltan dos semanas para que concluyan las campañas para diputados locales, se advierte el desgano en varios de los candidatos, unos por el lado del PRI que parecen confiar en la estructura del partido y poco hacen para difundir el mensaje que atraiga a los electores y en la oposición quizá por saber que no tienen chance de obtener la mayoría de votos, como si esperaran que ocurra algo de última hora; hay diversos motivos, los priistas se atienen a la maquinaria que el alto mando puso a trabajar desde hace varias semanas y al compromiso que muestra Ricardo Crespo de no perder ningún distrito, pues el dirigente afirma que están trabajando para ganar de 18, nomás 18; los panistas no pueden aunque quieran, pues antes tienen que limpiar el cochinero que dejó Felipe Calderón dentro de su partido y luego intentar levantarse de la lona, en tanto que los perredistas, que desde siempre andan agarrados del chongo, no hayan la forma de evitar que los persiga la sombra de López Obrador y su fama de corrupto.

No están mejor en el partido Nueva Alianza, porque aunque los directivos han dejado sola a Elba Esther Gordillo, dueña del partido turquesa, muchos en Hidalgo saben que no está en la cárcel por fea, sino acusada de haber saqueado más de dos mil 500 millones de pesos de las arcas sindicales y esa imagen de Gordillo Morales es la peor recomendación ante los electores; en el PRD algunos candidatos de los que impulsa José Guadarrama, hacen ruido en su campaña y hasta trajeron al ex senador Carlos Navarrete, que dijo venir a apoyar a los perredistas, pero no logró gran cosa y su presencia pasó desapercibida hasta para los militantes en el PRD; en el PT y Movimiento Ciudadano no hay mucho que esperar, son partidos que sirven de botín a un grupito que se ha eternizado en la dirigencia, que viven atenidos a los recursos que el Instituto Electoral les otorga y así hacen el gran negocio; los verdes cargan también la sombra de su dirigente, Emilio Gonzalez, el “niño verde” famoso por su afición al trago y por haber sido descubierto en hechos criminales y de corrupción, pero van aliados al tricolor y eso los salva del fracaso.

https://reportepolitico.wordpress.com

 

 

Anuncios

~ por reportepolitico en junio 16, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: