REPORTE POLÍTICO 1639

Juan Sánchez Cabrera

 

IMPACTO…

Entre acusaciones mutuas de traiciones, insultos, ambiciones desatadas y sin el menor recato, los panistas vuelven a enseñar las fauces y aunque el dirigente Alejandro Abud lo minimiza y afirma que los panistas están más unidos que nunca, el borlote que protagonizan Gustavo Madero, venido a menos en su papel de dirigente nacional y Ernesto Cordero, a quien por órdenes de Gustavo Madero lo echaron de la coordinación de los 38 senadores, (con esos se quedó luego de tener el gobierno federal) el pleito de arrabal que traen dos de los panistas que se supone, son de primer nivel, tendrá un impacto negativo para los candidatos que pretenden ganar la mayoría en el Congreso del Estado en la elección del 7 de julio venidero; entre las acusaciones contra Ernesto Cordero, está la de obstruir los acuerdos que Madero Muñoz ha contraído para sacar adelante las reformas que propone el presidente Enrique Peña Nieto y otros panistas acusan a Gustavo Madero de actuar como lacayo de Peña Nieto y no lo quieren más en la dirigencia nacional que por estatutos preside hasta el próximo mes de noviembre.

A Madero Muñoz le agarró la prisa por correr de la coordinación a Ernesto Cordero, un cargo que se vio como un premio de reintegro por parte de Felipe Calderón cuando el entonces presidente fracasó en el intento por imponer a Ernesto Cordero como candidato a la presidencia; lo hizo senador y de seguro influyó para que Madero Muñoz lo designara coordinador, sin embargo la paliza que los panistas recibieron en las urnas, que mandó al tercer lugar al partido y a la candidata Josefina Vázquez Mota, dejó un regadero de víctimas, un presidente que se fue al exilio ante el temor de que muchos de los agraviados con la guerrita que le declaró al crimen organizado le ajustarán las cuentas y un dirigente del partido al que le critican por haber dado el cambiazo al grado de declarar sin rubor alguno que está muy a gusto en el Pacto por México, porque trabajar al lado de Peña Nieto “es una chulada”.

ES MAÑOSO…

Por los antecedentes de muchos otros panistas, es difícil creer que Gustavo Madero sea sincero y esté subyugado por Peña Nieto y los priistas, porque siendo  panistas son taimados, mañosos y convenencieros y para algunos analistas parece estar muy a gusto en el Pacto por México, porque busca congraciarse con el presidente Peña Nieto y no sería nada raro que llegado el momento condicione su apoyo al pacto a cambio de que le regalen uno o mas triunfos el 7 de julio, pues fracasados como quedaron, sin credibilidad ante los electores, desprestigiados por los hechos de corrupción que como si fuera un rosario empiezan a conocerse y con una militancia que resultó un fraude porque las cifras fueron “infladas” por órdenes de Madero Muñoz, el fracaso es lo único seguro el 7 de julio, fecha en que los panistas están en riesgo de perder el gobierno de Baja California Norte, emblemático por ser el primero que “ganaron” hace 24 años, cuando por órdenes de Carlos Salinas de Gortari se sacrificó a la candidata priista Margarita Villa Ortega.

Carlos Salinas pagaba así el respaldo que los panistas con Diego Fernández de Cevallos al frente, le dieron un año antes, en 1988, para que no secundaran a Cuauhtémoc Cárdenas en su reclamo por el fraude que impidió al hijo de don Lázaro llegar al cargo que tuvo su padre más de medio siglo atrás; los panistas que presumían de demócratas y persignados vendieron caro su apoyo a Salinas de Gortari, que ordenó bajar de intensidad la campaña de Margarita Villa para que “ganara” Ernesto Ruffo Appel (en el equipo de campaña se encontraban dos hidalguenses, Orlando Arvizu Lara y Gabriel Perales Salvador) que fueron testigos callados de la intriga palaciega que hizo “ganar” su primer gobierno a los panistas, ante la débil y además inútil protesta de Luis Donaldo Colosio, entonces dirigente nacional del partido tricolor.

YA LE SABEN…

Para nadie es un secreto que Felipe Calderón les dejó un partido en ruinas, con menos gobernadores, senadores y diputados de los que él recibió en 2006, una militancia con cifras maquilladas y con panistas de cierta influencia como Vicente Fox convertido en un crítico agrio, que desde que Calderón estaba en el mando fue calificado de ineficaz, dejó una cloaca de corrupción que parece no tener fondo, pues los hechos corruptos surgen a diario, lo mismo en obras mal hechas, que en otras cuya inversión se triplicó sin justificación; Felipe Calderón dejó también a una militancia confrontada, que se disputan con ferocidad lo que queda del Partido Acción Nacional.

En esas condiciones, se les augura un nuevo fracaso el 7 de julio, fecha en que el cargo más importante en disputa, es el gobierno de Baja California Norte y se piensa que para no perderlo, Gustavo Madero se pone de tapete con Peña Nieto, igual que durante seis años lo hizo Diego Fernández de Cevallos con Salinas de Gortari, pues fue la mejor época para los panistas, que a partir del estado norteño, sumaron otros gobiernos, ya saben el camino y solo los muy ingenuos pueden creer que Vicente Fox no contó con el apoyo de Ernesto Zedillo que desde la tenebra fraguó la derrota de Francisco Labastida; Zedillo fue un priista farsante que se puso a las órdenes del enemigo y de Felipe Calderón que se puede decir, se conoce la forma en que Vicente Fox, a pesar de sus taradeces, tuvo la influencia para mantener a su partido en el poder; hasta en eso fracasó Calderón, por ello la feroz lucha entre su grupo y los que respaldan a Madero Muñoz y en esas condiciones, ni quien le apueste por un triunfo en Hidalgo.

NO CONFIAN…

Siempre dicen llevar la mejor relación partidos y gobierno, pero en lo único que parecen ponerse de acuerdo es en las medidas para que no se violen las reglas electorales, ahí sí el gobernador Francisco Olvera y los dirigentes de todos los partidos, incluidos los chirris, los que ningún chance tienen de ganar “derecho”, acuden y muy seguros de sí mismos, firman el convenio que compromete a jugar limpio, sin trampas, lo que en principio debe considerarse como obligado por parte de todos los partidos y todos los candidatos, pues para eso existe una ley electoral que fue aprobada por los legisladores luego de muchos días de discusión intensa, con la participación de todos los partidos y cuando se aprobó con el voto de la mayoría se dijo que era una ley electoral “de vanguardia que responde a las demandas de la sociedad en materia de elecciones”.

Ahora resulta que no, que nadie confía en los demás, que la desconfianza es de ida y vuelta y por ello en cada elección se busca “blindar” los programas sociales, como un reclamo de los partidos de oposición y de chillido anticipado para justificar el fracaso; en esas condiciones los perredistas que comanda Arturo Sánchez Jiménez, el panista Alejandro Abud, el petista Arturo Aparicio, Maria Cruz García del Movimiento Ciudadano y Heriberto Martínez, de Nueva Alianza creen encontrar la fuerza que no han sido capaces de alcanzar como una opción para los electores, en cada elección es lo mismo, como si no hubiera ya una ley que prevé las sanciones, se recurre a la firma de pactos para respetar la ley.

SOBRA BILLETE…

Es difícil que los políticos se hagan entender; después de muchas horas de devanarse los sesos, partidos de oposición proponen en el Congreso federal la desaparición del Instituto Federal Electoral y desde luego los IFEs en los 31 estados y el Distrito Federal para crear un organismo de carácter nacional y como es lo que menos les interesa, ni siquiera dan a conocer una cifra estimada sobre lo que costaría dejar de funcionar una institución que costó muchos años y miles de millones de pesos, como es el IFE, que cuestionado por los partidos no ha logrado en más de 20 años la credibilidad que se supone debería tener, pero no es echando a la basura todo lo que se ha avanzado, como se van a crear instancias legales que ademas tengan la credibilidad ante la sociedad.

Han sido miles de millones de pesos los que se han gastado en el IFE, los sueldos de los consejeros son tan escandalosos como los fraudes de que han sido acusados, la crisis de credibilidad cobró niveles de escándalo en el 2006 cuando Felipe Calderón presumió con cinismo haber ganado “haiga sido como haiga sido”, lo que meses después obligó a que priistas y perredistas echaran del IFE al consejero presidente Luis Carlos Ugalde y a otros muchos, sin embargo a la llegada de otros consejeros con Leonardo Valdés Zurita como presidente, el IFE siguió en el cínico derroche de recursos; ahora se trata de desaparecer al IFE, echando a la basura el gasto de miles de millones, lo que de aprobarse seria una bofetada a la pobreza en que se debaten millones de familias; porqué no pensar en hacerlo una institución eficaz y con consejeros honrados, para ello bastaría con correr a Valdés Zurita y a todos los consejeros que han encontrado en el IFE un botín para obtener salarios que son ofensivos para millones de mexicanos.

https://reportepolitico.wordpress.com

Anuncios

~ por reportepolitico en mayo 26, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: